Roberto Feletti

El ataque a las políticas redistributivas tras bambalinas

07 de Febrero de 2014

La agresiva persecución mediática que sufren el Vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, es parte de un perverso mecanismo del poder económico de castigar, con tono de escarmiento, a aquellos funcionarios que implementaron políticas públicas en contra de sus intereses y en defensa del Estado.

El Lic. Boudou, además de haberse desempeñado como el Ministro de Economía que lideró el bienio de crecimiento económico 2010/11, a tasas promedio del 9% anual, fue quien recuperó para el Estado los fondos de jubilaciones en poder de las AFJP -concluyendo un ominoso negocio privado con los aportes de los trabajadores- y destinó la reservas internacionales del Banco Central a financiar el desendeudamiento de la Nación y no la fuga de capitales, como ocurría en el pasado.

Asimismo, el Dr. Echegaray elevó la recaudación tributaria en 8 puntos del PIB, a niveles compatibles con los de un país como Argentina, permitiendo financiar sin dificultades un Presupuesto que se destina en un 63% a inversión social.

En la agresión a ambos funcionarios se evidencia el ataque a las políticas redistributivas en favor de fortalecer el Estado y el bienestar del pueblo, llevadas adelante por un Gobierno popular y democrático al que se busca desestabilizar.